Tal vez usted se haya encontrado en la situación de vender o comprar un bien y en el intercambio se pacta también el traspaso del seguro. No obstante, debe tener en cuenta algunas condiciones que se suelen omitir en este tipo de ventas. ¿Qué tanto conoce de las extensiones y limitaciones de estos servicios una vez que un bien cambia de propietario?

Por tal, tanto si usted vende, como si lo adquiere, atienda los siguientes aspectos:

En el traspaso de un seguro no sólo importa que usted incluya la póliza en la venta, también es importante que realice un endoso —un documento que especifique la adición o cambio de un asegurado y que no implica costo alguno— al nuevo propietario, de esta manera él estará protegido en caso de algún siniestro.

González Briseño expresa que “el seguro sigue vigente mientras esté pagado, pero es necesario avisar a la aseguradora de este cambio. Normalmente cuando ocurre esta situación, existe un periodo de transición en el cual los bienes mantienen el mismo programa de seguros y cuando se renueva la póliza o se establezca el control completo del nuevo dueño, se hace el cambio de ésta”.

Por ello debe tener en cuenta si la otra persona quiere conservar el mismo seguro y bajo el mismo tipo de cobertura, si no puede que lo más recomendable es que no la incluya. De esta manera usted tendrá dos opciones: seguir con su seguro y pedir que se transfiera la prima a un automóvil nuevo, o bien, intentar recuperar su dinero.

Aquí, debe tener cuidado en revisar que entre usted y el nuevo dueño acuerden si se mantendrá el seguro, así, hay dos pasos a tener en cuenta:

  1. Un endoso de cambio de beneficiario de la póliza, pues en caso de algún siniestro el bien, auto, está protegido, pero el beneficiario es otra persona que no necesariamente es el dueño actual.
  2. Después de verificar el endoso de cambio de beneficiario, se debe validar el pago de la póliza; es probable que se realice el endoso, pero si la póliza tiene una forma de pago fraccionada, al dejarse de pagar cesan los efectos del seguro, recomienda Juan Manuel Sánchez Arroyo, suscriptor de Salvamento y Recuperación de AXA Seguros.

En general, el traspaso de este servicio requiere ver quién tendría el pacto civil en caso de un cambio de propietario. Esta rectificación no implica otro costo adicional. Lo único que debe revisar es que se haga la transferencia.

Es poco común, según los especialistas consultados, que las personas soliciten un cambio de titular para los seguros. En general, tienden a dar de baja el servicio, o bien, lo dan por perdido; pero también puede buscar una devolución de su dinero.

Fuente: El Economista

Enlace original

Comentarios en Facebook