Construir tu libertad financiera es sinónimo de paz. En lugar de darte dolores de cabeza, el dinero es para darte tranquilidad y así poder tener la vida que deseas. Pero como ya he dicho antes: es necesario cambiar la forma de pensar para que tu vida no se convierta en una espiral de deudas.

Probablemente tengas un trabajo al que le dedicas gran cantidad de tiempo con la excusa de vivir bien. Sin embargo, Trabajar duro NO es pensar en TU futuro. En cambio, crear patrimonio sí lo es. No trabajes para pagar las cuentas, después de todo, ese dinero viene y va. En su lugar, trabaja para sembrar tu futuro.

Una manera de lograrlo es poniendo tus ahorros a hacer el trabajo duro por ti. ¿Cómo? Invirtiendo en bienes raíces, ya que si lo haces la manera correcta, te ofrecerá un gran retorno de dinero sin mucho esfuerzo. Existen numerosas maneras de invertir en el sector inmobiliario y cada una tiene sus riesgos, rentabilidad y compromiso de tiempo.

Una de las maneras más seguras, son las inversiones con alquileres a largo plazo. Si bien podría suponer un gran gasto de dinero, los rendimientos son inmejorables si compras bien y eres paciente. El retorno de la inversión puede ser superior al 20% si se tienen en cuenta los beneficios fiscales y la igualdad salarial.

Cuando se invierte de esta manera lo mejor es centrarse en el flujo de caja. Y la mejor manera de tener buen flujo de caja es comprando propiedades por debajo del valor del mercado, hacerles reparaciones para aumentar su valor y elegir hogares que proporcionen una alta rentabilidad en relación al precio de compra. Aunque no es fácil conseguir propiedades así, con un poco de esfuerzo se encuentran.

Tipos de propiedades

Lo mejor es centrarse en el alquiler de propiedades unifamiliares, ya que dan mejores resultados que las multifamiliares. Sin embargo, todo depende de la zona en la que se adquiera el inmueble, por lo que es necesario hacer una investigación del mercado. Una regla general es que mientras existan más viviendas de un tipo determinado (ya sea multifamiliar o unifamiliar), más redimiento generarán pues hay mayores posibilidades de dar con un buen negocio.

Hay otra manera de invertir en el sector inmobiliario con alquiler a largo plazo: locales comerciales. Es un tipo de inversión que genera elevados flujos de caja y apenas dan trabajo de administración. Por contrapartida los términos de alquiler comercial por lo general son mucho más extensos y puede tomar mucho tiempo encontrar un inquilino.

Hay muchos tipos de arrendamientos: algunos contratos de arrendamiento consisten en que el inquilino paga todo, incluyendo reparaciones y mantenimiento. Otros contratos de arrendamiento implican que el propietario deberá pagar casi todo, incluyendo la conversión/remodelación de la propiedad a las necesidades de los inquilinos. Con locales comerciales, los términos de alquiler son muy diferentes, varían los plazos y las tasas de interés.

Con todo esto en mente, es mejor escoger el tipo de propiedad según la estrategia que quieres.

Te invito a mi programa de mentoría TALLER DE BIENES RAÍCES, donde aprenderás en detalles lo que tienes que hacer, pero además te enseñaré cómo hacerlo y te acompañaré en el proceso para que tengas resultados.


 

Comentarios en Facebook