La sabiduría de los padres es fácil de ignorar hasta que te tienes que enfrentar las responsabilidades de un adulto por tu cuenta. Cosas simples como el pago de impuestos y la elaboración de un presupuesto son difíciles de hacer sin un poco de conocimiento y guía, especialmente cuando somos jóvenes que no queremos escuchar los consejos de nuestros padres.

Pero hay cosas que ni siquiera nuestros padres nos dicen. Si deseas mejorar tu puntuación crediticia, presta atención a estos seis consejos:

  1. Pagar interés es una tarea difícil: hacer pagos mensuales a la tarjeta de crédito no es divertido. Y sumarle los intereses por pagos retrasados es peor aún. Tener muchas tarjetas de crédito con altas tasas de interés, hace que dejar de pagar un mes se convierta en una osadía que podría resultarle muy dolorasa al bolsillo.
  2. Una reducción de medio punto porcentual de la tasa de interés importa: Negociar no siempre está en la mente de todos. Muchos creen que no se puede hacer, pero al intentarlo podrías descubrir que es más sencillo de lo que esperabas. Negocia las tasas de interés de cada nueva línea de crédito que abras, porque aunque no obtengas justo lo que pides, tu prestamista podría darte una tasa más baja a la inicial. Por ejemplo: un préstamo de 1.000 dólares con una tasa de interés de 17% reducida a una tasa de interés de 16,5%, te ahorraría 5 dólares al mes.
  3. Las tarjetas de crédito ofrecen más protecciones contra el fraude: ¿Cuál es la forma más segura de realizar una compra: efectivo, crédito o débito? Respuesta: crédito. Utilizar una tarjeta de crédito en lugar de pasar una tarjeta de débito puede ofrecer una mayor protección contra las compras fraudulentas. La mayoría de las compañías de tarjetas de crédito eliminará las compras fraudulentas tan pronto como se les avise de una actividad sospechosa. Reclamar fraude por una compra con débito, podría requerir que presentes una reclamación más complicada, sin mencionar que las compras fraudulentas no son reembolsadas sino hasta dos semanas después.
  4. El crédito no se construye solo: Una puntuación de crédito buena puede ahorrar mucho dinero en el largo plazo. Por ejemplo, un buen historial de crédito puede ayudarte a obtenber tasas de interés más bajas cuando decidas pedir préstamos. Una manera inteligente de empezar a construir tu crédito es hacer pequeñas compras usando una tarjeta de crédito y luego pagar inmediatamente.
  5. Una filosofía financiera puede ayudar a crear tu puntaje de crédito: «Todo saldrá bien.» ¿Cuántas veces has escuchado esto? Desafortunadamente, no va bien cuando intentas negociar una cuenta atrasada con tu prestamista. Es crucial tener un plan financiero claro y accionable para gozar de buenas finanzas personales.
Comentarios en Facebook