1. No Creer en Ti

El primer paso es decir “YO PUEDO”. Nunca en la vida hubo tantas oportunidades como las hay ahora para los jóvenes. Entonces, el primer paso, es creer en ti y en tus sueños. Todas las personas comenzaron con el primer dólar, como tú.

Al comienzo, todos tenemos sueños y no tenemos la mínima idea de cómo los vamos a lograr, nos sentimos perdidos, que no tenemos autoestima ni fuerza. Es importante creer en tus sueños y saber que lo vas a poder lograr. Nunca hay que perder las esperanzas.

Tú puedes hacer que tu vida sea diferente. Debes correrte de ese pensamiento limitante, independientemente de la magnitud de tu sueño. 

2. Rodearse Mal.

Si tú quieres lograr tu propósito, debes saber elegir bien a tus amigos, a tus modelos, a tus mentores, a esas personas a las que admiras…

Si todo el tiempo te rodeas de amigos que solo están pensando en pasarla bien y no en su futuro, que no se toman en serio las posibilidades que tienen; esa es una pésima inversión en tu futuro que te va a llevar a limitarte y a sentir cada vez más que vales menos, no porque no puedas, sino porque estás tomando elecciones que no son productivas y eficientes, para ti.

Busca amigos que quieran luchar, que quieran salir adelante, que tengan ánimo, que conviertan su vida en el desafío de aprender, crecer y transformarse. Rodéate de personas que quieran progresar, que para ellos sea un valor comprometerse, luchar, hacer las cosas bien a largo plazo.

Por el otro lado busca mentores, que tengan lo que tú no tienes y estás buscando. Puedes encontrarlos en libros, películas y en cualquier reflexión o información que te ayude a inspirarte y a transformarte de verdad en lo que tú quieres. 

3. Pensamientos de Conformidad.

“Yo no necesito trabajar, ni hacer esto, porque mis padres tienen la obligación, ellos me trajeron al mundo”.

Este es un pensamiento totalmente autodestructivo porque lo que te estás diciendo con esto, es que tú no eres capaz de hacer nada y no te estás dando siquiera la oportunidad.  Jugar al niño consentido, menospreciar las oportunidades o despreciar las oportunidades que tienes, no te hará lograr lo que tú quieres, ni vivir como tú quieres, ni ser admirado, ni lograr los resultados que quieres.

Debes sacar provecho si tus padres te ofrecen todo ese tiempo libre para ti porque tienes casa: edúcate, escucha podcast, haz negocios, busca videos en YouTube que te hagan crecer y transformarte. Asiste con amigos a charlas de negocios para emprendedores que te ayuden a crecer y a ver que, en el universo, hay 100.000 cosas más para ti que quedarte en tu casa esperando a que tu madre te consienta

4. Hacer Mal Uso de tu Tiempo Libre.

¿Cómo utilizas, y en qué, tu tiempo libre? La mayoría de los días los vamos construyendo poco a poco. ¿Cómo puedes usar tu tiempo constructivamente?

Primero, pensando de forma constructiva. Tu mente tiene los recursos para probar que tú tienes la razón. Entonces debes pensar que tú puedes, que tu vida vale, que hay cosas importantes en tu vida y vas a enfocarte en usar tu tiempo para pensar en cosas que te llenan, que te dan paz interior y que te ayudan a encontrar lo bueno que tú quieres.

Busca videos, audios, conversaciones que sean nutritivas e inspiradoras, cosas que te llenen, alimenten y abran tu universo. Tú decides en qué invertir tu tiempo.

Tienes miedos y desafíos, pero debes enfocarte en valorar lo que tú tienes, tu tiempo, en hacer cosas que tú sientas que te llenan y te van a ayudar a construir tu futuro.

Usa el tiempo que estás en redes sociales para aprender y educarte, mira videos en youtube, lee libros. Ofrece lo que tú sabes. Tú puedes muchísimo más de lo que tú crees. Que no te de miedo hacer el ridículo en el primer tiempo que haces algo nuevo, pasa por ese pantano y sigue adelante, que te darás cuenta que puedes utilizar tu tiempo de una manera productiva.

5. No Aprender El Juego de los Negocios.

Es facilísimo hacer negocios.

Empieza a entender cómo funcionan, cómo son los ingresos. Ponte pequeñas metas claras para llegar a tu objetivo más grande. Hazlo como si fuera un juego, con las condiciones que tú creas, de a poco, con lo que te sientas feliz y cómodo haciendo, pero teniendo en cuenta que sea algo sostenible.

Tu mente te sorprenderá y te vas a dar cuenta cuánto y cómo vas a ganar financieramente si aprendes cómo jugar el juego del dinero.

Ten metas claras, es la clave para empezar este camino hacia tu paz financiera.

Si la información te ha resultado útil, regálanos un LIKE!
Comenta, Comparte y Guárdalo para ver cuantas veces quieras!

Comentarios en Facebook