Con los bienes raíces se puede ganar mucho dinero y obtener la tan deseada libertad financiera, como ya lo he mencionado en ocasiones anteriores. También he dicho que para iniciar no son necesarias grandes cantidades de dinero. Tampoco necesitas experiencia. Lo único que te hace falta es un sistema paso a paso.

Entiende tu negocio de bienes raíces

Para convertirte en un inversionista de bienes raíces, necesitas conocer y entender el negocio. Lo voy a dividir en tres partes:

  1. Comercialización inmobiliaria: quiere decir que las primeras actividades a las cuales te dedicarás serán vender inmuebles de otras personas. En otras palabras, te dedicarás a ser un agente de bienes raíces, ya sea como trabajador independiente o creando tu propia franquicia. Lo primero que tienes que hacer es aprender a captar inmuebles del público en general y sacarlos al mercado inmobiliario.
  2. Venta de los inmuebles: luego de tener por lo menos 10 inmuebles contratados contigo, el segundo paso es venderlos. Con esta actividad entrarás de lleno al mercado inmobiliario y te van a empezar a surgir las oportunidades de inversionista sin dinero, es decir, las oportunidades de remodelaciones sin comprar el inmueble, las de captar terrenos sin comprarlos y construir inmuebles sin dinero y venderlos.
  3. La libertad financiera: ya lo lograste. seguiste los dos primeros pasos al pie de la letra y lograste empezar a invertir en bienes raíces sin quedar en la quiebra. Ya tienes suficiente confianza en ti mismo como para a armar tu patrimonio. Ahora disfruta de tu éxito, sin excesos.

¿Cómo llego a ser inversionista?

Cuando ya tengs tu negocio de comercialización inmobiliaria, algunos propietarios empezarán a decirte frases como “Ya van veinte visitas y no he podido vender mi casa, porque no está en buen estado y no la puedo arreglar”. Así, tú que probablemente ya habrás vendido otros inmuebles, vas a captar esa propiedad sin comprarla. Invertirás en la remodelación y luego la venderás rápidamente.

Otra opción que tienes es que hay muchos terrenos en zonas urbanas. Lo que debes hacer es captar esos terrenos, sin adquirirlos, y harás una pre-venta del inmueble. El comprador te da el dinero para la construcción y , por supuesto, podrás cobrar tu parte por el trabajo que has realizado para lograrlo.

La idea de todo esto es que logres crear un sistema de captación de inmuebles que sea casi automático. Con esto me refiero a que podrás formar un equipo que se encargue de las tareas pesadas y tú solo dirigirás la orquesta. Esta es una manera en la que puedes pasar de agente de bienes raíces a inversionista y empresario.

 

Comentarios en Facebook